Amo esas luchas libertarias que la humanidad ha hecho para hacer soberanamente su propia historia, respetando los derechos acompañados con el sano equilibrio del deber.
Io

sábado, 11 de abril de 2009

XXXVII Poemas de Kabir

Cuando el sol brilla, donde esta la noche? Y es de noche cuando el sol ha retirado su luz.
Donde hay conocimiento, puede persistir la ignorancia? Y si hay ignorancia, el
conocimiento debe perecer.
Si ha lujuria, como puede haber amor? Donde esta el amor, no existe la lujuria.
Empuña la espada y corre a la batalla. Combae, oh, hermano!, mientras dure tu vida.
Corta la cabeza de tu enemigo para darle asi una muerte rapida. Vuelvete luego, para
inclinar la frente ante el triunfo de tu rey. El hombre valiente no abandona jamas el
combate; el que huye no es un verdadero combatiente.
En el coto cerrado de nuestro cuerpo se libra una gran guerra contra las pasiones, la
colera, el orgullo y la envidia.
Donde mas arrecia la batalla es en el Reino de la Verdad, del contentamiento y de la
pureza, y la espada mas activa es la tizona que lleva su nombre.

Kabir dice:
cuando u n valeroso caballero entra en liza, la multitud de los cobardes se pone
en fuga.
Denodado y aspero combate el que libra aquel que busca la Verdad.
Su voto es mas dificil de cumplir que el del guerrero o el de la viuda que quiere reunirse
con su esposo.
Pues el guerrero combate durante horas y la lucha de la vida con la muerte
concluye muy pronto.
Pero la batalla de aquel que busca la Verdad prosigue dia y noche, y sin que cese
mientras dura su vida.